Cintas especiales para procesos de impresión

En los procesos de impresión se utilizan cintas adhesivas, especialmente de doble cara. De la calidad de estas cintas y de lo bien que realicen los trabajos para los que están pensadas dependerá en gran medida la calidad y la velocidad a la que se realicen los trabajos. Destaca la marca de cinta adhesiva tesa que, por su gran calidad, es una de las más utilizadas para este tipo de trabajos.

Cintas adhesivas de doble cara de espuma

Este tipo de cintas adhesivas de doble cara fabricadas en espuma de diferentes densidades están pensadas para conseguir mejorar el proceso de impresión flexográfico de banda ancha. Estas cintas son muy resistentes y sujetan las orillas de las placas de fotopolímero a los cilindros o mangas, incluso aquellas que tienen un menor diámetro.

Para garantizar la mejor adherencia y asegurar al máximo las placas, cada cara tiene un adhesivo diferente y uno de ellos está especialmente pensado para pegar en el metal y en las mangas. Así, se consiguen los mejores resultados.

Otras cintas adhesivas

Además de este tipo de cintas existen otras adhesivas de doble cara, como las que están pensadas para sujetar los clichés o para utilizar en diferentes tipos de impresión. Hay una gran cantidad de modelos ya que se realizan adaptadas para el montaje de placas de fotopolímero delgadas o gruesas. También se puede escoger entre distintos tipos de espuma, dura o blanda, más rígida o más flexible, según el tipo de trabajo que se va a realizar.

Esta gran variedad de productos puede, fácilmente, llevar a la duda. Esto es especialmente así cuando se acaban de adquirir las máquinas y todavía no se tiene claro con qué productos funcionan mejor.

El proveedor, la clave

En estos casos en los que no se sabe muy bien qué tipo de producto es el más adecuado es cuándo más se agradece contar con un buen proveedor, con alto nivel de profesionalidad y que pueda aconsejar sobre qué producto adquirir para cada caso.

El proveedor, que en algunos casos puede haber suministrado previamente las máquinas o no, conocerá bien con qué trabajan sus clientes y sabrá ofrecerle lo que precisa en función de sus equipamientos, del tipo de trabajo que se quiere realizar y del nivel de calidad que se esté buscando en dicho trabajo. Contar con su consejo, basado en la experiencia y en el profundo conocimiento de los materiales, es clave para acertar.