¿Cómo se fabrica un expositor?

fabricantes-expositores

El primer paso para conseguir un buen expositor pasa por elegir a un buen fabricante. En la mayoría de las Webs de fabricantes de expositores es posible ver los trabajos que han realizado para otras marcas y proyectos. Así, podemos saber si nos gusta su estilo y nos convence la manera en la que trabajan.

Por supuesto, el dinero también es importante, por lo que siempre hay que preguntar cuánto costaría realizar un expositor del tipo que queremos y cuánto nos saldría por unidad. Es importante saber que el precio suele depender de la cantidad de expositores que encarguemos, por lo que pueden darnos diferentes rangos de precio en función del volumen de pedido que estemos pensando en realizar.

El diseño del expositor

El diseño del expositor puede ser un trabajo conjunto entre el cliente y el fabricante. En estos casos el cliente suele tener una idea previa de qué es lo que quiere y se la lleva al fabricante. Este  mejora con sus ideas basadas en sus conocimientos de marketing y su experiencia.

En otros casos, el cliente deja en manos del fabricante todo el trabajo, ya que no tiene claro qué clase de producto quiere y prefiere que sean los que saben del tema los que se encarguen de crear un trabajo.

El diseño se lleva a cabo por ordenador. Las creaciones son tan realistas que permiten ver el expositor desde todos los ángulos. Solo cuando el cliente está convencido se realiza un prototipo físico para que pueda verlo en mano.

El prototipo físico es el último paso en el diseño del expositor y, una vez que está aprobado, se procede a la fabricación del mismo.

Los materiales del expositor

En el diseño del expositor tienen gran importancia los materiales que se vayan a emplear y estos dependen de varios factores pero, principalmente, del tipo de producto que se vaya a exponer y del tiempo que se desea que dure el expositor.

Muchos expositores son de un solo uso. Llevan el producto en su interior y una vez que este se vende, se tira la caja/ expositor y se abre otra. Estos expositores pueden ser de materiales muy básicos ya que no necesitar ser resistente especialmente.

Otros expositores están pensados para que se repongan los artículos y duren más tiempo, por lo que deben de ser de más calidad y llevar materiales más resistentes.