Cuando nos saltamos las normas de circulacion

Es curioso, lo que llega a cambiar el cuento cuando somos un conductor en la autoescuela, cuando se es un nobel o cuando ya tenemos la suficiente seguridad para conducir libremente. Digo que se nota porque ni se va con la misma seguridad, ni se va con el mismo miedo, ni con las mismas ganas de respetar las normas de circulación. Que levante la mano quien se las ha saltado en más de una ocasión, seguro que si hiciéramos una encuesta completamente anónima saldrían muchas más personas de las que pensamos. Y es que ir a libre albedrío es algo que le gusta a mucha gente, ir como si no hubiera leyes, poner el coche a velocidades demasiado altas, y luego querer que no pase nada, por ello es que nos encontramos ante normas que mucha gente se salta y que en muchas ocasiones desde luego tiene consecuencias.

Por ejemplo, da la sensación de que ya nadie sabe el significado de las señales, sobre todo en las ciudades, hay quien las pasa como si nos las viera, y muchas veces se salva de un buen golpe de milagro, es por ello que en muchos lugares se extreman las precauciones con  badenes y con semáforos, porque los pasos de cebra, son un auténtico caos, eso de atropellar personas que cruzan por donde deben es algo que debe acabar, uno no puede conducir como en la ciudad sin ley, como si no tuviera unas normas por las que regirse, como si no tuviera límites de velocidad que llevar a rajatabla. Por culpa de cosas como estás es que ocurren accidentes, y si nos damos cuenta accidentes que se podrían remediar del todo, tan solo sería necesario que todos cumpliéramos las normas, que los conductores al subirse al coche se dieran cuenta que llevan entre manos una máquina de matar que, si no se utiliza con cabeza y sobre todo con mucha prudencia puede salir muy caro, que por culpa de un coche que no se conduce en condiciones se puede perder la vida.

Así que pongámonos las pilas, pensemos en lo que se puede perder que a mi juicio es mucho, ya que no es lo mismo un simple golpe que se da estacionando que un fuerte accidente, un golpe que se puede solucionar en el momento con seguros, y que de no ser asín siempre se puede arreglar incluso con la ayuda de desguaces gerardo así que pensemos en la vida que es demasiado bonita como para perderla por no cumplir las normas.