Cuando tu cuidador cambia tu vida

Cambios de rutinas, ánimos, confianza, alguien que nos escucha, esto es lo que nos cuentan cuidadores y personas cuidadas

 

Nadie dijo que fuera fácil, de hecho no lo es, pero conseguir que una persona mayor o dependiente cambie sus rutinas y mejore su calidad de vida después de una época complicada es posible.

 

En Bienestar Familiar lo sabemos, lo vivimos día a día, nuestro equipo de cuidadores lo consigue. Nos sentimos orgullosos de contribuir a que nuestros usuarios mejoren tanto física como cognitivamente.

 

Ellos nos lo cuentan, tanto usuarios como cuidadores nos explican cómo con cambios de rutinas positivas, ánimo, compañía, comprensión y potenciando la autonomía han conseguido volver a la vida normal.

 

En muchas ocasiones son las familias las que contratan los servicios para sus familiares, personas mayores o dependientes que necesitan ayuda para llevar a cabo rutinas diarias. Integrar a un cuidador profesional en la vida de una persona mayor es un momento importante, tanto para la familia, la persona cuidada y para el cuidador.

 

Por eso, además de la selección adecuada del mejor profesional es necesario, hacer un seguimiento de cerca. La satisfacción de nuestros usuarios y la comunicación con el equipo de cuidadores es esencial para seguir la evolución positiva de cada cliente que contrata nuestros servicios.

 

Beatriz, cuidadora de 26 años, nos lo cuenta. “Cuando conocí a Pilar, al principio tuvimos que darnos una tiempo para conocernos, ella aceptó mi ayuda poco a poco, pero no fue fácil para ella entender que yo solo quería ayudarla. Tuve que escucharla con detenimiento para entender cómo podía llegar hasta ella y que confiara en mi”

 

Hoy nuestra usuaria, vuelve a tener ganas de salir a la calle “Vamos a dar un paseo por el barrio que quiero presentarte a todos”, es lo que Beatriz nos explica orgullosa de conseguir que Pilar vuelva a tener ganas de relacionarse con las personas que desde hace años la conocen en su barrio.

 

 

 

 

 

 

Crecemos todos

 

Es un privilegio ver como una persona responde a los estímulos y como avanza en su vida cotidiana. Esos pequeños logros les hacen sentir que van en la buena dirección.

 

Pero no solo ganan  las personas que reciben  los cuidados, también ganan nuestro equipo de cuidadores que se sienten satisfechos y realizados viendo como nuestros usuarios cambian de manera positiva. Ellos son un ejemplo ante los demás, aunque, muchas veces la sociedad no siempre lo reconozca. En un mundo como el nuestro, no siempre tan solidario como debería, que haya personas que dedican su vida a los demás es una labor que debe ser reconocida.

 

Experiencia y especialización

 

Recientemente hemos apoyado varias acciones en el Día Mundial del Alzheimer, pero la mejor acción para Bienestar Familiar es seleccionar cuidadores especializados en enfermedades propias de la edad, como el Alzheimer, párkinson, demencias, etc. Damos servicio de ayuda a domicilio a quienes más lo necesitan, personas con dependencias y que necesitan un entrenamiento constante.

 

En estos casos la carga del cuidador es tremenda. Como profesionales tienes sus herramientas para saber llevarlo y no acabar agotados emocionalmente. Es un trabajo muy bonito, gratificante, pero muy duro

 

¡Infórmate de cómo podemos ayudarte en nuestro especial cuidado de mayores en  Bienestar Familiar! Tu ayuda de confianza.