La elección de un distribuidor de papel transfer para profesionales

papel-transfer

Actualmente existen varios tipos de técnicas para estampar dibujos en prendas textiles. La serigrafía rotativa permite impresiones con gran calidad de color. Aunque el precio de cada plancha es elevado respecto a otros sistemas, es perfecto para grandes tiradas porque abarata mucho el coste final de cada prenda. La serigrafía permite estampar directamente sobre la tela, pero también se puede realizar mediante otras técnicas.

Una de las más usadas es la técnica transfer. Para ello se utiliza un papel transfer. Este papel es sobre el que se realiza la estampación de serigrafía y, una vez curada, el papel la transfiere al producto textil. Este sistema, perfecto para tiradas medio-altas de productos, consigue que los estampados tengan incluso mayor calidad y durabilidad respecto a los que se realizan de manera directa.

El material es importante

Pero para realizar estampaciones mediante papel transfer hacen falta materiales especiales, sobre todo dos. Uno es, evidentemente, el papel transfer. El segundo de ellos, las planchas de uso profesional para que el dibujo se transfiera del papel a la tela, ya que la transferencia se lleva a cabo mediante calor.

Por supuesto, es importante que este material sea de muy buena calidad y que, además, esté destinado al uso profesional ya que solo de esta manera se garantizan los mejores resultados y que serán permanentes en la prenda, logrando así que los clientes se sientan satisfechos con los resultados obtenidos.

El distribuidor

Y aquí llegamos a la clave de la cuestión, ya que para conseguir el mejor material, tanto para serigrafía rotativa como para papel transfer, hay que contar con el mejor distribuidor. Y este tiene que cumplir con una serie de características básicas:

-Tiene que conocer a fondo los productos con los que trabaja. Solo así podrá ofrecer un buen asesoramiento que se traduzca en trabajos de mayor calidad e incluso en ahorros.

-Tiene que ofrecer precios competitivos. Evidentemente, tiene que trabajar con productos de primera calidad, pero debe de ofrecerlos a un buen precio para que el cliente no pague de más, ya que estaría reduciendo su margen de beneficios.

-Debe de tener suficiente stock. Es evidente que si cumple todas las condiciones que hemos visto pero luego no tiene material para suministras los pedidos, no nos serviría de mucho. Por tanto, tiene que ser un profesional solvente que pueda servir rápido todo aquello que se le reclama.