La segunda mano por montera

autorecambiosespla.es

Cierto es que a todos nos gusta salir de compras, un móvil nuevo, la ropa nueva o quizás cualquier tipo de máquina que en la cocina parece hacer virguerías. Pero si somos un poco conscientes de la situación en la que estamos hay algunas compras que debemos retrasar y dejar para más tarde y centrarnos en las cosas verdaderamente importantes de nuestra vida, como pueden ser gastos algo más destacados. Es verdad que nos damos cuenta que la ropa igual es hora de cambiarla, no se vosotros pero yo tengo la sensación de que muchos armarios de este país conservan ropa de varias temporadas que por supuesto siguen usando, ropa muchas veces muy desgastada que es mejor ponernos solo para estar en casa. Pero conforme están los tiempos la ligera idea de salir a una tienda en busca de ese modelito que nos hará feliz creo que cada día se aleja aún más y debemos conformarnos con otro tipo de cosas. La segunda mano en nuestro país está haciendo historia, son muchas las personas que han vaciado sus armarios y trasteros en busca de ese abrigo que solo se han puesto una vez, esa aspiradora que compraron y apenas usan y esas botas que seguro le vienen mejor a otra.

Un sinfín de cosas con las que ambas partes salen gananciosas ya que por una parte la que compra se lleva algo poco usado por poco dinero y la otra persona gana dinero de un trasto que ella consideraba le estaba ocupando un espacio que necesitaba. Pues bien si todo este tipo de técnicas las trasladamos al mundo de la mecánica nos encontramos de lleno con los desguaces y es así como muchas personas que disponen de coches averiados pueden solventar de una manera muy práctica su problema. Como vemos la segunda mano ha llegado a todos los sectores y podemos encontrar desde ropa, zapatos, electrodomésticos,  motor desguace y así un sinfín de cosas que desde luego nos ayudan a no gastar demasiado y a tener enseguida justo lo que estábamos buscando. Y es así como en pleno siglo XXI la segunda mano va ganando la batalla y a pesar de gustarnos mucho la idea de poder estrenar no quita que de vez en cuando nos demos algún que otro capricho que desde luego también nos lo merecemos, pero si no podemos siempre tendremos la segunda mano a la orden del día.