Lo relativo del tiempo

El tiempo es un recurso valioso que no se recupera, es una medida que en realidad es relativa. Pocos se han detenido alguna vez a pensar cuán valioso es su tiempo, aunque es algo que no se puede detallar con expresiones numéricas debido al provecho que sacamos de él realizando diversas actividades.

Un ejemplo perfecto puede ser un fin de semana, resulta mucho más conveniente que en lugar de quedarnos durmiendo o viendo pelis, nos apuntemos en un curso para aprender un nuevo idioma o aprender un oficio. Para alguien, ambas situaciones podrían ser beneficiosas dependiendo de la importancia que le dé al tiempo.

Otros pensarían que la educación es una mejor inversión y por supuesto que lo es, pero hay que incluir diversos tipos de actividades para que la monotonía no nos perjudique. Para quien estudie o trabaje mucho sería más provechoso hacer un alto y descansar, lo que es necesario. Se debe tratar de equilibrar todos los aspectos de nuestra vida, de esta manera seremos más productivos.

Además de lo que podemos hacer por nosotros mismos, lo que se haga por el bienestar de la familia y amigos tiene gran valor intrínseco y es beneficioso. Reforzar vínculos con nuestra gente genera una satisfacción única. Claro, tampoco es que es que vamos a permanecer de fiesta durante todo tiempo libre, pero se puede hacer un momento para todo.

Administrar el tiempo

Tomando como punto de partida el hecho de que los estudios, el trabajo y hasta el ocio son provechosos, debemos pensar muy bien en qué deberíamos ahorrar el tiempo para que no se desperdicien, para ocuparlo en algo mejor.

La era digital en la que se vive, donde se puede acceder a tanta información como se quiera, y en la que se pueden realizar múltiples diligencias sin moverse de su lugar, se puede fructificar investigando lo que realmente implica gastar en transporte, salir a la calle dejando de hacer otras cosas prioritarias, etc., y así hacerlas de manera diferente.

El tipo de transporte que utilice puede también presentarle un debate, ya que desplazarse de un lugar a otro usando un coche propio conlleva un gasto en cuanto a coste del combustible, además de que no se pueden realizar otras tareas simultáneamente mientras maneja. Por otra parte está el transporte público, que aunque no se dirija a nuestro antojo, puede ser de ayuda en diferentes formas.

Una buena manera de ahorrar tiempo y dinero son los taxis, busca al pasajero donde se le indique y cobran un precio justo por el servicio que presta. Consulte la guía del link telefonotaxi, es un cómodo directorio que le permite ubicar fácilmente uno en cualquier parte de España.