Por suerte avanzamos

ellaone foto 4

En pleno siglo veintiuno es inconcebible que no haya una prevención más directa a los embarazos no deseados, y no hablo de jovencitas o no tan jóvenes que salen de copas y acaban encamándose con cualquiera y después vienen las consecuencias, o de mujeres que cometen un error que les puede costar muy caro, o incluso mujeres que aun haciendo las cosas bien acaban teniendo un pequeño accidente con el método anticonceptivo elegido y resultan con dudas de si se han quedado embarazadas, por suerte para estos casos contamos con la inestimable ayuda de https://www.ellaone.es/.

Hablo de países en los que la natalidad se ha convertido en un grave problema, mujeres que tienen hijos sin control, que en muchos casos mueren por falta de cuidados durante el embarazo o que incluso mueren las madres por falta de atención médica durante el parto. Aunque parezca increíble e inconcebible esto pasa, desgraciadamente en países en los que los recursos económicos son escasos, la mortalidad durante el embarazo o tras el parto es muy elevado. Siempre he pensado que estos graves problemas se podrían erradicar casi por completo con una buena educación sexual.

No creo que la solución sea estar mandando dinero y médicos para que los ayuden a pasar unos momentos tan difíciles como los que están pasando, creo firmemente que si hubiera más campañas de educación y más concienciación se podría conseguir algo más de lo que se hace.
Si las mujeres supieran y entendieran que no todo es tener hijos, que pueden hacer lo mismo pero sin tener que acunar a un bebé nueve meses después. Una educación que empiece desde la infancia, desde que las niñas tienen uso de razón deberían de ser instruidas en la vida sexual sin tapujos y a las claras para que en la adolescencia estuvieran prevenidas de las consecuencias de ser madres a temprana edad.

Está bien que ayudemos a estos países a remontar, a salir a adelante, pero bien es cierto ese refrán que dice que más vale prevenir que curar. ¿No será mejor atajar la natalidad que ver como se mueren de hambre? Si cada mujer en lugar de seis hijos tuviera dos las cosas serían de otro modo estoy convencida de ello. Por eso desde aquí hago un llamamiento para que las ayudas a estos países vayan también destinadas a la educación de las niñas que serán las madres del mañana.