Una ciudad que te enamora por lo que es y por lo que tiene

jleal-eu

Cuando hablamos de París enseguida pensamos todo el mundo en lo mismo, la considerada ciudad del amor es visitada por múltiples de personas a diario. La ciudad de los museos de la autentica moda, de los pintores empedernidos y de un sinfín de cosas que no podremos conocer a la perfección si no nos mudamos a vivir allí. Son muchas las cosas que podremos visitar en esta ciudad y para ello podremos contratar un guía que muy amablemente por una suculenta cantidad de dinero nos guiara por la ciudad enseñándonos eso sí los lugares más emblemáticos de la ciudad o por el contrario podremos hacer turismo por nuestra cuenta donde al igual podremos conocer esos lugares e incluso otros quizás ocultos donde el guía seguro que no nos llevará. Viajar a París es de esos viajes que pensamos que no haremos jamás, sobre todo si estamos a muchos kilómetros de distancia y nuestro sueldo no es muy alto.

Pero hay momentos de nuestra vida por ejemplo una boda la nuestra en la que igual podemos tener la oportunidad de ir, ya no solo hablo de la luna de miel que también si no a pasar unos días antes de dar el gran paso o algo más bonito aún hacer nuestro reportaje de boda allí. Solo de pensar en una foto delante de la torre Eiffel, o pasear de la mano de nuestra pareja por los Campos Elíseos, todo un lujo seria hacer sesiones de fotos en Paris y seguro que no es ni difícil ni imposible, tan solo deberemos contactar con un fotógrafo que nos haga un bonito reportaje que recordaremos por el resto de nuestra vida.

Después podremos realizar turismo por los sitios a los que los guías no van, callejear por sus pequeñas calles y disfrutar lo que nos ofrecen sus mercados, sin duda hay muchas más cosas que ver aparte de sus famosos monumentos. Eso sí deberemos tener especial cuidado de donde comemos ya que no resulta nada barato realizar nuestras comidas en París, deberemos tantear los lugares y seguro que encontramos sitios interesantes que no estén mal de precio, para que no nos dejemos todo nuestro presupuesto en comida. Sin duda hablamos de una experiencia inolvidable con la que no solo disfrutaremos sino de la que nos llevaremos un buen sabor de boca.