Vinilos personalizados para promocionar tu negocio

vinilos-personalizados

Si tienes un negocio los vinilos pueden ser tus aliados en muchos aspectos. Para empezar, pueden ayudarte a decorar tu tienda. Si tienes una tienda cara al público con escaparates, los vinilos son una manera económica de decorar y de conseguir una buena imagen sin tener que invertir  mucho dinero. Precisamente porque son muy económicos, podrás variar la decoración tanto como quieras sin que suponga un problema.

Y si te dedicas a vender productos a las tiendas, puedes regalar estupendos vinilos para que pongan en sus puertas, por ejemplo de los que indican el horario del establecimiento o si está abierto o cerrado en ese momento. Además de ser bonitos y útiles tendrán la propaganda de tu producto y serán una buena manera de publicitarse en un lugar muy visible.

Incluso hay vinilos que hacen la función de relojes, de colgadores o muchas otras cosas y que resultan muy decorativos, por lo que es más que seguro que los dueños de un negocio acabarán usándolos y, de paso, haciendo propaganda del producto o de la empresa que lo ha obsequiado.

Regalos a clientes

También puedes emplear los vinilos para hacer regalos a los clientes directos, es decir, los que no son otros negocios. Los vinilos personalizados con el logo de tu empresa y un dibujo atractivo pueden ser geniales para poner en el coche, por ejemplo. Siempre tienes que intentar que el dibujo haga que la gente desee ponerlo en un sitio visible, así, de paso, también estarán enseñando tu logo.

Los vinilos como regalo son una alternativa a los adhesivos de toda la vida, ya que por su facilidad para pegarse y despegarse, es mucho más fácil que alguien se decida a colocarlos en cualquier lugar. Incluso se pueden regalar vinilos especialmente pensados para decorar motos, bicicletas o mochilas, dependiendo del tipo de cliente al que vayan destinados.

Vinilos para decorar regalos

Los vinilos con el logo de la empresa son también una buena forma de decorar un paquete de regalo, dejando de este modo el sello de la empresa en el mismo y sin necesidad de comprar cajas personalizadas para entregar este tipo de detalles.

El vinilo sale muy barato y solo hay que pegarlo en la caja, en el envoltorio o en el mismo objeto, por ejemplo una botella de licor, para que tenga el toque personal de la empresa sin tener que adquirir algo más personalizado y de mayor importe.